martes, 16 de enero de 2007

HORRENDA NAVIDAD


Antes de nada, para haceros una idea de mi situación familiar ante la decisión del veganismo y cómo llegué a serlo, dejo el enlace de donde está publicado. http://www.thinkvegan.net/es/?itemid=313 Hace pocos días que terminaron las navidades, estas fechas llamadas fiestas. Aunque esta denominación no hace referencia a la realidad vivida (Las corridas de toros son llamadas también fiestas populares. Si el toro pudiera comunicarse con nosotros es muy dudable que llamara a su asesinato, precisamente, fiesta). La gente de occidente, en general, suele fingir ser feliz, durante este periodo limitado de tiempo. Salen de sus casas, cosa que durante el resto del año apenas hace y ello es demostrado en que todos los centros comerciales están abarrotados, los cines hasta arriba y los teatros con las entradas agotadas. Por no hablar de cómo se encuentra el centro de Madrid, que apenas se puede respirar, menos andar libremente... Mientras tanto, entre tanta hipócrita felicidad, si logramos ver más allá de nuestro ombligo, vemos que toda la industria cárnica y pesquera están en su máximo auge y aprovechadamente, suben más de un 30%, los precios de sus "productos". Es lógico, ¿no? La gente tiene que celebrar las fechas señaladas con rojo, en el calendario, con abundancia de cadáveres sobre su mesa. Esto nos indica que, detrás de las luces de colores, los cristmas, la nieve artificial y los villancicos, en otros lugares, no muy lejos de nuestras casas, están sucediéndose, ahora más que nunca, un asesinato tras otro para saciar a nuestros (vuestros) exquisitos paladares. Por supuesto esto es una tontería, ¿verdad? Total, ya están muertos y ¿acaso me he de preocupar de lo que pase que a mí no me incumba? Esa maravillosa mente humana de la que todos estamos dotados. Todo queda reducido a un YO. Es muy triste, pero es cierto. Que más da que niños mueran para hacer que yo lleve unas zapatillas con prestigio, ¿no? Y si esto es así, ¡hablando de su propia especie! Entonces por qué hay que escandalizarse ante la idea de la muerte, asesinato, explotación, sufrimiento... como algo insignificante... ¿Donde está, pues, esa solidaridad navideña de la que todos estamos pragmados? ¿No es, entonces, un simple truco? ¿La hipocresía en la que estamos sumidos, día tras día? Porque nada cambia... Al menos para nosotros, que vivimos en un mundo hecho de comodidades, para mantener nuestra mente aletargada y no tengamos tiempo de ser críticos. Con nuestro modo de vida. ¿Por qué voy a cuestionar mi perfección? Es fácil cuando no eres tú el que lo sufre. Como bien me dijo alguien, cuando perteneces a la clase explotadora. Pero seguro que no te cambiarías por el cochinillo, de apenas unos meses, que se está cocinando en tu horno. Que en ese corto periodo de su existencia, ha padecido un sufrimiento que tu jamás sentirás en tus largos años de vida. Es fácil, cuando ese bistec no forma parte de tu cuerpo y cuando la pierna de cordero que hay en la fuente no pertenece a tu hijo. Frente la mesa de noche buena cerré los ojos, olí sus cadáveres, escuché los gritos del silencio. Imaginé sus vidas en libertad y al abrir los ojos vi a esa gente que pertenece a mi sangre, devorando insaciablemente sus cuerpos inertes, castigados por no ser humanos y me odié por serlo yo.

2 comentarios:

javi dijo...

que bien, otro blog antiespecista. Mucho animo,las reflexiones desde una perspectiva antiespecista son muy necesarias y ayudan a cuestionar nuestra visión del mundo.Permitir que otros/as miren a través de tus ojos.

Un abrazo!!

Javi

May dijo...

Si Dios mio, que bien se lo pasan unos en las navidades a base del sufrimiento de los animales y despues su muerte descomunal, sin nisiquiera proporcionarles una muerte menos dolorosa...
Esta comprobado que la comida vegana o vegetariana suple mucho mejor las necesidades humanas y ademas previene de muchas mas enfermedades. "y Obviamente no se participa en la explotacion animal"
Mira a mi no me gusta la mayoria de las verduras no obstante me gustan las suficientes como para una alimentacion sin carne, pesacado ni leche y derivados.
unos macarrones de soja, buenisimos o simplemente macarrones con patatas cocidas y tomate..mmmmmm deilicioso...